cerrar
Hermandades

“Queremos que toda Alcalá sienta que la Virgen del Águila es de ellos”

DSC_0227
Ahora Alcalá

Se van agotando las últimas horas de esta Novena en honor a Santa María del Águila Coronada, y el pueblo de Alcalá ya piensa en la Función Principal de mañana por la mañana y la posterior salida procesional de su Patrona y Alcaldesa Perpetua. Para contarnos un poco cómo han ido los cultos y los últimos detalles de la salida de la Virgen del Águila hacia su devoto pueblo, Ahora Alcalá ha querido charlar con Juan Manuel Ruiz Portillo, hermano mayor de la Hermandad del Águila.

Ruiz Portillo, que afronta su sexto año en el cargo (segundo ejercicio de su segundo mandato), de trato exquisito y una humanidad que se refleja en sus ojos, se muestra “encantado y muy satisfecho” del desarrollo de los cultos, destacando una “afluencia masiva, tanto por la mañana en la misa, como por las tardes en la predicación de la palabra. En todas las jornadas hemos contado un lleno absoluto y se viven momentos verdaderamente emotivos, con sus diferencias, porque es verdad que hay diferencias entre los hermanos y devotos que asisten por la mañana o por la tarde, ambos muy emotivos, pero diferentes”.

Para mí es muy emocionante, continúa el hermano mayor, “ver cómo llegan hasta el santuario familias completas, desde abuelas, hijas, nietos…, acuden todos juntos y de verdad, emociona con solo contarlo, uno se queda fascinado al comprobar la tan arraigada devoción que los alcalareños profesan a la Virgen del Águila”. Devoción que Ruiz Portillo explica, “porque nace unida al desarrollo de Alcalá como ciudad. La devoción hacia su Alcaldesa Perpetua arranca con la conquista de la plaza por parte de Fernando III y ten en cuenta que desarrolla al mismo tiempo que la ciudad va creciendo y se transforma en lo que es hoy, es una vinculación varias veces centenaria”.

Como muestra de este fuerte sentimiento, repasamos junto al hermano mayor un par de casos que nos dan a entender ese arraigo. De una parte, nos confiesa el mandatario, una familia de Normandía, en Francia, “que ha mandado encargar más de cuatro docenas de nardos”, que mañana se portarán en el paso junto a los de tantos fieles. En concreto, nos dice, “me llamó un señor viudo, que es de ascendencia alcalareña pero ya se quedó allí porque su familia ha echado raíces allí, que además quería que se oficiara misa dentro de la Novena en honor de su difunta esposa, que era devota fiel de la Virgen”. Otro caso lo encontramos en una familia de Toledo, “que acaba de comprar un columbario para que cuando fallezcan sus restos descansen junto a su amada Virgen”.

Juan Manuel también destaca el ofrecimiento de todo el pueblo, que mientras realizamos esta entrevista, sigue trayendo varas de nardo y jazmines. Para la hermandad es todo un orgullo y una emoción grande, dice, “no costaría mucho encargar flores para el exorno del paso, pero al contrario, a nosotros nos encanta que sean los propios alcalareños quienes se encarguen de entregar en ofrenda las flores que conformarán el exorno del paso durante la salida. Es una de las máximas de esta junta directiva y por extensión de toda la hermandad, queremos que toda Alcalá sienta que la Virgen del Águila es de ellos.

En este sentido, en el de traspasar al pueblo la máxima participación de esta devoción, encuadra el hermano mayor la medida de la designación de las cuadrillas para que cada año sea una hermandad la encargada de llevar a la Patrona hasta su pueblo. Juan Manuel recuerda que “cuando llegó la jubilación de Javier Márquez, capataz tantísimos años de la Virgen, se decidió apostar por esta medida que, humildemente, pensamos que ha sido lo más acertado, porque cumplimos, como ya se ha dicho, con una de las máximas de esta hermandad, que es extender la devoción hacia Santa María del Águila Coronada”.

La procesión de este año correrá a cargo de la Hermandad del Perdón, que ya recibió el llamador de la Virgen en un acto que el hermano mayor recuerda como “hermosísimo y muy emotivo”. Cada año, continúa, “cuando llegan aquí, yo siempre les impongo una obligación, y es que sean felices y disfruten del momento de llevarla. Me emociona muchísimo cuando los miro en silencio como observan y me digo a mí mismo emocionado, qué le estarán diciendo con esas caras exultantes”.

Juan Manuel destaca también el “excelentísimo trabajo que realiza el Grupo Joven de la hermandad, de verdad, es una delicia”. Y también quiere tener unas palabras de agradecimiento para “el equipo de priostía, porque no hay que decirle nada, saben antes de uno lo que hay que hacer, trabajan a destajo con un amor infinito y aunque a veces no se reconoce su labor, hacen un trabajo inconmensurable, hacen que uno viva con una tranquilidad inmensa”.

Por último, Juan Manuel reconoce que a partir de este momento, en que en pocos minutos tendrá lugar la última predicación de la palabra, “quedan horas muy duras, muy duras pero muy bonitas. Esta noche prácticamente no dormimos y mañana también es un día largo. Hay que preparar todo para la Función Principal y la procesión, no se para, pero cuando uno ve a la Virgen ir ya hacia su pueblo y el disfrute de tantas y tantas personas, el trabajo está más que justificado”.

Ahora Alcalá
Etiquetas: alcalá de guadaíracultosfiesta virgen del águilaHermandad del ÁguilaHermandad del PerdónHermano MayorJavier MárquezJuan Manuel Ruiz PortilloSanta María del Águila Coronadavirgen del águila