cerrar
Opinión

Opinión: Lo que la mentira esconde

buitres
Ahora Alcalá

El Mirador de los buitres

Cuando uno dice que está para defender la verdad, debe de estar dispuesto a hacerlo y no sólo a pregonarlo. Y ya mucho menos, a mentir. Es lo mismo que ser honrado, no basta con serlo, también hay que parecerlo. Porque se acaba corriendo el riesgo de hacer el ridículo, de llevarnos a pensar que algo se esconde detrás de tu verdad y que hay oscuros intereses en lo que estamos leyendo.

Cuando te echan de tu trabajo -por cierto, la memoria es frágil y no recuerda quién lo echó de ese empleo donde nadie sabía lo que hacía-, uno habitualmente no se lo toma a bien, quizás porque no es consciente de que ha hecho mal su trabajo y las graves consecuencias  -aún impredecibles- que ha tenido y tendrán para la institución. En la búsqueda de redimir su orgullo herido, de justificar su inutilidad supina -contrastada con la solicitud de cese por parte de los grupos municipales del Ayuntamiento-, decide montar un medio de comunicación para atacar a un determinado grupo de personas que, curiosamente, son de su mismo partido político.

Para ello, pone al frente de su proyecto a un hombre de paja, archiconocido en la ciudad por su ideología de izquierdas (risas…) y que celebraba victorioso el 18 de julio. El objetivo es claro: destruir a la persona que cree que le despidió, aunque para ello tenga que pactar con algún sindicalista que pedía constantemente su cabeza o con algún miembro de la oposición que votó botarle. En esta guerra sucia cualquier alianza es buena, todo da igual, incluso mentir, sembrar el camino de rumores, difundir informaciones falsas… las mismas estrategias que usaba con su anterior jefe, del que ahora reniega ya hasta desde su mirador. Un día contaremos por qué se ha sentido traicionado por él.

El  medio de comunicación está elaborado prácticamente con artículos de opinión y temas captados de los grupos de Facebook. La noticia más positiva que se puede encontrar de su pueblo es que hay farmacias de guardia (algo es algo). Está claro que falla algo si se dice que está defendiendo la verdad. Que problemas hay, como en toda casa de vecino, pues claro. ¿Pero no ocurre nada bueno? ¿No se hace nada bien? ¿Antes era todo perfecto, quizás porque el águila cobraba más de 60.000 pavitos del ala?

Se falta a la verdad:

-Cuando se ignora que se ha reactivado el Metro y el desdoble de la A-392. Estaban parados desde hace varios años y ahora vuelven las obras. Que se lo achaquen a quien quiera, pero estaban p-a-r-a-l-i-z-a-d-a-s.

-Cuando se obvia que la recuperación del centro de la ciudad -que estaba muerto- es una realidad innegable. Ahora hay vida.

-Cuando se ignora que empresas de cuño importante como DeRuy o Conforama han llegado a una Alcalá que tenía su tejido industrial tocado de muerte.

-Cuando se esconde que empresas importantes deciden crecer y solicitar más terrenos, caso de Bricomart.

-Cuando se va a implantar la mayor planta solar de europa y no se dice ni mú.

-Cuando se produce una inversión de 450.000 euros en los colegios de la ciudad y ni agua.

-Cuando existe un compromiso firme de la Junta y del Ayuntamiento con los padres del CEIP Rodríguez Almodóvar a través varias reuniones y no se le da cobertura ninguna. Éstas no existen, sólo la manifestaciones que hace el AMPA.

-Cuando se realizan actividades culturales que inundan la ciudad y que recuperan ese espíritu joven que Alcalá tuvo en su día. Sin embargo, se oculta que están organizadas por el Ayuntamiento de la ciudad.

-Cuando se critica la existencia de personal de confianza de un solo partido (cuando todos lo tienen), olvidando que en su día él lo fue, ganando más 60.000 euros, y poniéndose púo de comer a costa de los alcalareños. Las facturas están ahí.

-Cuando se quiere sacar pecho de socialismo pero se dedica a asesorar a una concejal no adscrita (antigua podemita y ahora no se sabe qué…) y a dictarle lo que debe decir en contra de su propio partido político. Eso es engañar a sus convicciones y a sus compañeros.

Como esta hay miles, y lo que te rondaré morena. Pero ya se le está dando demasiado pábulo a un tipo que no merece nada. Pero alguien tenía que contar el por qué y lo que la mentira esconde.

La verdad tiene un camino y no es precisamente el que recorre él. El águila no es tal águila porque este es un animal que, dentro de su condición de depredador, caza con nobleza. En este caso se queda más bien en simple buitre, en carroñero.

Ahora Alcalá
Etiquetas: destacado