cerrar
Sociedad

La juez ordena el ingreso en prisión del padre detenido por sustraer a sus dos hijos menores

fotonoticia_20180104173332_640_32_32_0_0
Ahora Alcalá

La juez de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Dos Hermanas (Sevilla) ha ordenado en la tarde de este jueves el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza de Manuel Lebrón González, el ex policía local de Alcalá de Guadaíra detenido este pasado martes por la Policía Nacional tras ser denunciado por su exmujer por el secuestro de sus hijos Manuel y Violeta, de nueve y diez años de edad, respectivamente, que ya fueron localizados y entregados a su madre.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) han informado de que la juez, en funciones de guardia, ha enviado a prisión al detenido por un presunto delito de atentado a agentes de la autoridad, después de que éste atacara a policías nacionales que acudieron al domicilio de Manuel Lebrón en el que se encontraba para la localización de los menores, tal y como ha solicitado la Fiscalía, y todo ello por el riesgo de fuga, la posibilidad de reiteración delictiva y la gravedad de los hechos.

Estas diligencias se llevarán en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de la localidad nazarena, según ha las mismas fuentes, que han añadido que, junto a ello, se ha dado cumplimiento a la requisitoria del Juzgado de lo Penal número 6 de Sevilla para cumplir la sentencia que le condenó a dos años y diez meses de cárcel por un delito de malos tratos.

Por otra parte, la juez ha dictado un segundo auto en el que acuerda, tal y como había solicitado el Ministerio Fiscal, medidas de protección para los menores. Así, otorga la orden de protección a los menores y prohíbe al detenido acercarse a sus hijos menores de edad a una distancia inferior a 300 metros y comunicarse con los mismos por cualquier medio.

También la magistrada ha acordado la suspensión cautelar de la patria potestad del detenido sobre los menores. Esta causa será remitida a los Juzgados de Violencia sobre la Mujer de Granada para que se tramite en dicho partido judicial, donde se encuentra el domicilio de la madre.

El Ministerio Fiscal ha solicitado su ingreso en prisión al entender que los hechos serían objeto de un delito de atentado contra la autoridad, puesto que el detenido empleó un arma en el momento en el que los policías entraron en la vivienda en la que se encontraba con sus hijos, “habiéndose identificado claramente como agentes de policía, portando además en lugar visible su placa identificativa”.

A su juicio, existen indicios “suficientes” de que el detenido es el autor de este delito, para el que la ley prevé una pena de prisión de hasta cuatro años y seis meses, considerando la medida “necesaria” para evitar el riesgo de fuga al entender que “no queda acreditado” que tenga domicilio, ya que el que señala como su domicilio es el de una persona con la que según consta en las actuaciones mantuvo una relación sentimental que está rota actualmente.

Asimismo, la Fiscalía considera esta medida “necesaria” para evitar la reiteración delictiva, ya que le constan en el año 2017 dos delitos detenciones también por delitos contra agentes de la autoridad.

SUSPENSIÓN DE LA PATRIA POTESTAD

Con relación a la orden de protección solicitada para los hijos menores del detenido, la Fiscalía pide que se acuerde la prohibición de que el detenido se aproxime a sus hijos a una distancia inferior a 300 metros, así como a su domicilio y centro de estudios, y comunicarse con ellos por cualquier medio directo o indirecto o a través de terceras personas. Esta medida, según el Ministerio Fiscal, se solicita porque la madre ha declarado que durante el tiempo que los menores han estado con su padre han sido “víctimas de hechos constitutivos de delitos de violencia de género”, hechos como que “les prohibía acercarse a la ventana, que no iban a volver más con su madre, así como no contestar si alguien llamaba a la puerta o intentar hacerles fotografías tumbados en el suelo manchados de sangre simulando que estaba muerto”.

El Ministerio Público también ha interesado que se suspenda el ejercicio de la patria potestad del detenido, medida que considerada “necesaria”, atendiendo “a la situación que han vivido los menores tanto por los hechos referidos por la madre de la conducta del padre con los hijos, como por las circunstancias de no haber sido devueltos el día 30 de diciembre, una vez concluido el régimen de visitas con el padre, sin que conste que la madre haya podido contactar con ellos en ningún momento por ningún medio ni a través de otras personas, desconociendo tanto el paradero de los menores como el estado de los mismos”.

De su lado, el abogado de la madre, Óscar Martínez, se ha adherido a las manifestaciones del fiscal y ha solicitado además una medida de alejamiento de 300 metros e incomunicación respecto a los abuelos paternos, pues éstos “eran conscientes de que los menores no iban a ser devueltos y de la situación de peligrosidad que estaban viviendo”, y por ello considera conveniente dicha medida “para que no vayan a ser utilizados los abuelos como altavoz” por parte del detenido. Esta medida ha sido rechazada por la juez.

Por último, el detenido ha considerado “desproporcionada” la medida solicitada por la Fiscalía, la cual, a su juicio, “entra en numerosas erratas como por ejemplo manifestando que no mantiene un domicilio estable, cuando posee varias viviendas y un domicilio concreto en Dos Hermanas”, y por lo tanto “arraigo tanto en dicha localidad como en Alcalá de Guadaíra, donde tiene a toda su familia”.

Para el detenido, la postura del fiscal es “indignante” dado que, “por muy promiscuo que sea en materia conflictiva con la sociedad, en cinco años se ha caracterizado por ser un padre excelente, realizando mil kilómetros para poder ver a sus hijos”, por lo que “tanto la pérdida de la patria potestad como la pérdida del régimen de visitas rompe de plano el derecho de familia”.

El padre de los menores, en su declaración, ha alegado que no llevó a los menores al punto de encuentro en Granada porque éstos “se encontraban indispuestos”, según han informado a Europa Press fuentes del caso.

Por su parte, el abogado de la madre, Óscar Martínez, ha señalado a Europa Press que ésta se ha mostrado “alegre” por las medidas acordadas por la juez.

La investigación, liderada por la Policía Judicial, se inició a las 18,30 horas de este lunes, cuando la madre de los menores se personó en la Jefatura de Policía para denunciar la sustracción de sus dos hijos, y “culminó” sobre las 12,30 horas de este martes en la vivienda de la actual pareja del detenido con la localización de los menores.

Etiquetas: alcalá de guadaíradestacadoManuel lebrón