cerrar
Actualidad

La alcalareña Cidepa, entre los gigantes empresariales del motorreductor a nivel mundial

cidepa2
Ahora Alcalá

Esta industria familiar de Alcalá, es la única del sector de los motorreductores que se mantiene en España y con la digitalización, compite en el mercado exterior con las grandes multinacionales.

Quizás se hace necesario el hecho de tener que visitar a esta gran empresa situada en el Polígono Piedra Hincada de Alcalá para poder ser conscientes de que los reductores de velocidad forman parte del mecanismo de multitud de aparatos de nuestra vida cotidiana. Nos estamos refiriendo a un artilugio que es es uno de los inventos más antiguos de la humanidad y más transcendentes. Sirve para accionar máquinas de todo tipo: desde la que hace la masa de los churros, a la valla del parking, el caballito del tiovivo o una gran cinta transportadora, como la de seis kilómetros de longitud que ha fabricado para la minera chilena Codelco la empresa alcalareña Cidepa Sincron. Esta compañía familiar, que lleva instalada en nuestra ciudad desde hace 70 años, cubre todo el espectro de este negocio.

Definen su industria como la de un producto primario cuya evolución ha sido pequeña. Para crecer y consolidarlo, la estrategia que ha sido la innovación y aportar valor al área de servicios, pasando de los procesos tradicionales y analógicos, a una versión digital.

Esta decisión ha permitido a Cidepa Sincron atornillarse en el sector. Estos cinco hermanos de la tercera generación familiar que regentan la empresa, se han quedado en España como único fabricante de motorreductores. Veinte años atrás, había veinticinco, y en lugar de celebrar este monopolio, lamentan esta soledad industrial como “una pérdida para el país”.

El proceso de digitalización de Cidepa ha sido paulatino. «Ahora puedes buscar un producto en la web, ver toda la información técnica, consultar los planos en 3D, insertar ficheros de dibujo, hacer la petición de compra, el seguimiento del pedido, recoger la factura y enlazar con las agencia logística para ver por dónde va tu paquete», detalla Adolfo Cid de la Paz, uno de los cinco hermanos. Los pasos siguientes son el marketing relacional, para ayudar a los clientes que se quedan bloqueados en la búsqueda online, y entrar en el concepto de Big Data para adelantarse a sus nuevas necesidades.

La empresa alcalareña fabrica 65.000 reductores al año y prevé facturar 5,2 millones de euros en este ejercicio, un 11% más. Sus clientes son los fabricantes de maquinaria; las tiendas generalistas, que venden este producto entre sus referencias; y el mercado de equipos de mantenimiento. Persán, Ángel Camacho o Royse son clientes de Cidepa.

En el exterior se mide con los grandes. «No tenemos competencia pequeña. El que nos sigue es una firma italiana diez veces mayor que nosotros», subraya el empresario. Sus productos llegan a toda Europa, Sudamérica y elMagreb, hasta Egipto. Una vertiente del negocio es el acompañamiento a los clientes en el extranjero para darles servicio técnico y mantenimiento.

Ahora Alcalá
Etiquetas: alcalá de guadaíracidepadestacadogigantes empresarialesindustraimotorreductores