cerrar
Actualidad

Fiscalía pide cinco años y medio por abusar de una niña de 4 años en Alcalá

Palaciodejusticia_Sevilla
Ahora Alcalá

La Fiscalía ha solicitado cinco años y medio de cárcel para un hombre al que acusa de abusar de una niña de 4 años en Alcalá de Guadaíra, unos hechos que fueron presenciados por una vecina y negados por el encausado, quien aseguró al tribunal que fue la menor quien “se echó encima” de él.

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Sevilla ha dejado visto para sentencia el juicio contra R.E.J., cuya versión ha sido tildada de “descabellada” por el Ministerio Público, que también pide diez años de libertad vigilada y seis de inhabilitación para ejercer cualquier oficio que implique contactos con menores por un delito de abusos sexuales agravado por la edad de la víctima.

Según han informado fuentes judiciales a Efe, el escrito de la acusación pública recoge que los hechos presuntamente ocurrieron el 8 de marzo de 2019 en la cueva de Alcalá donde reside el hermano del procesado, quien “atrajo” hacia el dormitorio a la niña, hija de una vecina, y allí le bajó la ropa y comenzó a tocarla hasta que otra vecina entró en la estancia y los sorprendió.

En prisión provisional por estos hechos, R.E.J. explicó al tribunal que él estaba “acostado” y entonces “se presentó la niña”, que iba desnuda, y “subió” a la cama, “se echó encima” y le quitó el pantalón, con lo que su respuesta fue darle “un manotazo”, pero la menor “volvió a subir”.

“Estaba todo el día metiéndose en las casas de la gente y en cueros desde que se levantaba hasta que se acostaba”, añadió el encausado, quien destacó que él en toda su vida había estado “sólo con dos mujeres”.

La vecina que vio el presunto delito, por su parte, rememoró que el acusado le había ofrecido café mientras ella limpiaba una cueva cercana, pero veinte minutos después, “como no aparecía”, entró en la estancia y lo vio “acostado en la cama, con el miembro fuera y la niña con las mallas y la braguita abajo”.

Tanto el procesado como la madre de la víctima, que también declaró como testigo, coincidieron en que nunca habían tenido ningún problema o motivo de riña entre ambos.

En cuanto a la psicóloga que entrevistó a la niña, señaló que “desde el primer momento” fue consciente de que “era algo malo” y por eso “se escondió” cuando aparecieron la vecina y su madre.

También le refirió que había habido “besos y tocamientos”.

La niña también contó lo ocurrido a una familiar a la que explicó que el acusado “quería jugar con ella, pero a ella no le gustaba” el juego, que consistió en que “le rozó sus partes por todo el cuerpo”, según relató la testigo en el juicio.

Ahora Alcalá
Etiquetas: alcalá de guadaíraAudiencia Provincial de Sevilladestacado