cerrar
Actualidad

El TSJA confirma cinco años a un varón sorprendido “in fraganti” abusando de una menor

La Audiencia de Sevilla ordena cumplir la pena de cárcel impuesta al exdirector de Minas de Riotinto
Ahora Alcalá

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha confirmado una sentencia de la Audiencia de Sevilla, que condena a cinco años de cárcel a un varón sorprendido ‘in fraganti’ cuando abusaba sexualmente de una niña de cuatro años de edad en una vivienda de Alcalá de Guadaíra perteneciente a su hermano.

En una sentencia emitida el pasado 10 de noviembre, facilitada por el TSJA y recogida por Europa Press, el Alto tribunal andaluz analiza un recurso de apelación interpuesto por Ricardo E.J., contra una sentencia de la Audiencia de Sevilla que le condena por un delito de abusos sexuales.

Concretamente, la sentencia condenatoria de la Sección Cuarta de la Audiencia declara como hechos probados que sobre las 19 horas del día 8 de marzo de 2019, Ricardo E. J. “se encontraba en casa de su hermano, en la localidad de Alcalá de Guadaíra, y con ánimo libidinoso para satisfacer sus deseos sexuales atrajo a la menor, cuya madre estaba limpiando la vivienda colindante” y que aún no había cumplido cinco años, “la atrajo hacia la cama en la que se encontraba acostado y, aprovechándose de su corta edad, primero le mostró sus genitales, que extrajo tras desabrochar el botón y la cremallera de su pantalón, y, acto seguido, bajó a la menor tanto las mallas como las bragas, al menos hasta la rodilla, tras lo cual subió a la menor a la cama y, tras tumbarla sobre él, estuvo frotando su pene con el cuerpo de la menor, conducta en la que sólo cesó cuando apareció en el lugar una vecina”.

SENTENCIA CONDENATORIA

Por tales hechos, este varón fue condenado a cinco años de cárcel por un delito de abusos sexuales, diez años de alejamiento respecto a la menor víctima de sus acciones y ocho años de inhabilitación especial para cualquier profesión u oficio, sea o no retribuido, que
conlleve contacto regular y directo con menores de edad. Igualmente, fue condenado a siete años de libertad vigilada una vez cumplida la pena de prisión.

Frente a dicha condena, el acusado negaba en su recurso de apelación que estuviese acreditada la realidad de los hechos imputados, cuestionando la credibilidad de la vecina que ejerció como testigo, alegando “la ausencia de vestigios físicos en el examen médico al que fue sometida la niña” y la falta “de secuelas psicológicas”, por lo que reclamaba su absolución.

EL TESTIMONIO “DECISIVO” DE LA VECINA

No obstante, el TSJA indica que “la presunción de inocencia ha quedado enervada a partir de la prueba de cargo, consistente no sólo en el testimonio expresado con inocente sinceridad por la niña a través de la prueba preconstituida, sino también mediante el decisivo conocimiento directo proporcionado por la testigo J.M.D.G., que sorprendió ‘in fraganti’ al acusado”.

“No hay razón para dudar de la veracidad de esta declaración testifical ni se alega siquiera motivo alguno para ello, salvo la sombra de una duda derivada de detalles nimios y la carencia de daños físicos o psíquicos conocidos, lo cual es afortunadamente cierto y responde a la corta edad de la menor con la lógica capacidad de minimización de hechos efímeros y puntuales”, zanja el TSJA, que desestima el recurso de apelación del condenado y confirma plenamente la sentencia de la Audiencia.

Ahora Alcalá
Etiquetas: alcalá de guadaíra