cerrar
Actualidad

El gobierno local presenta un plan que contempla 1.220 viviendas protegidas

junta go7650942384-IMG-3897
Ahora Alcalá

La Junta de Gobierno de Alcalá de Guadaíra ha presentado el documento de trabajo del Plan Municipal de Vivienda y Suelo (PMVS) de la localidad 2018/2023 en el que, tras un análisis técnico, se contemplan distintas líneas de actuación política para incentivar con ayudas y programas específicos que darán respuesta a la demanda de vivienda protegida y a las situaciones de emergencia habitacional.

Así, se plantean un total de 1.220 Viviendas de Protección en la ciudad en los próximos cinco años, con un movimiento económico de 21 millones de euros de los que algo más de doce millones se aportarían por las arcas municipales, según ha informado el Ayuntamiento en una nota.

El Plan Municipal de Vivienda y Suelo de Alcalá de Guadaíra comienza analizando la disposición de viviendas de protección pública en base a los suelos previstos en el PGOU de Alcalá y a los desarrollos estimados, dentro del periodo de cinco años que figura en el horizonte de esta actuación del gobierno municipal, calculando así una cifra estimativa de 1.569 viviendas, 1.049 correspondientes al sector privado y 520 a la administración pública actuante sobre esta bolsa de suelo público que se contempla en el PGOU.

A partir de estas cifras se plantea una serie de actuaciones, para un conjunto estimado de 1.220 viviendas, sustentadas en dos pilares, concretamente, vivienda y rehabilitación sobre los cuales se ofrecen estructuras de trabajo en las que se abordan los objetivos de la acción, la programación temporal de las mismas, una evaluación económica, el número de viviendas a las que puede afectar, los beneficiarios de estas acciones, y los indicadores de seguimiento y evaluación, entre otras.

El punto de partida del conjunto de medidas que se contempla en el PMVS es la creación de la Oficina Local de la Vivienda para la gestión y ejecución del Plan, desde la que se realizará el desarrollo en la puesta en marcha de la convocatoria de planes periódicos del parque municipal de vivienda, la convocatoria de ayuda y seguimiento.

Asumirá las funciones de observatorio y concertación con la Junta de Andalucía y el Gobierno Central y propondrá los cambios necesarios en el planeamiento urbanístico, para la coherencia del mismo con la planificación de vivienda y suelo, entre otras funciones.

El Plan concreta en primer termino acciones relacionadas con la defensa de la vivienda, planteando la intermediación en las situaciones de familias afectadas por desahucios, con el objetivo de impulsar medidas de protección de las personas implicadas en procedimientos que conlleven la pérdida de la vivienda, además del trabajo de negociación para evitar esas situaciones.

De igual forma también se describe un programa de medidas para ayudar económicamente a los ciudadanos que han sido desahuciados judicialmente de su vivienda y se encuentren en situación de vulnerabilidad y riesgo social que les lleve a no disponer de medios económicos para acceder a una nueva. En estos casos el programa se articula mediante una colaboración público privada, con la constitución, por la Sareb y las entidades financieras como propietarias de viviendas disponibles, de fondos de viviendas para alquiler social.

AUMENTAR EL MERCADO DE ALQUILER

Una de las acciones contempladas en el Plan Municipal de Vivienda y Suelo de Alcalá en la que se quiere implicar al conjunto de la sociedad es la referida al mercado de alquiler de viviendas deshabitadas.

Así, se tratará de favorecer la puesta en el mercado de alquiler del mayor número de viviendas deshabitadas, con iniciativas que den confianza al propietario y a las agencias inmobiliarias mediante la suscripción de un seguro gratuito para garantizar al arrendador el pago de los recibos impagados del arrendatario hasta un año, un seguro jurídico y un seguro multirriesgo de hogar.

En esta parcela el documento de trabajo baraja un perfil de beneficiarios de esta acción definido como familias con ingresos inferiores a 5,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem) que alquilen viviendas hasta entonces deshabitadas, con límite de 7.200 euros de precio anual de arrendamiento.

A estas medidas se añaden otro programa para facilitar el disfrute de una vivienda en régimen de alquiler a sectores de población con escasos medios económicos, mediante el otorgamiento de ayudas directas a los inquilinos y que, al igual que en un buen número de las acciones que se incluyen en el documento, encuentran respaldo normativo en las leyes de carácter autonómico y estatal referidas a la vivienda.

En este caso, de alquileres a ciudadanos con escasos recursos económicos, se estima que la bolsa de demandantes podría rondar los 200 a los que se calcula se les plantearía una ayuda de 240 euros por vivienda con el límite máximo de tres años pudiéndose acoger las familias con ingresos inferiores a 2,5 el Iprem, en aquellos casos que se ciñan a la normativa andaluza y, del tres en los que se accede por normativa estatal.

El documento presentado al Equipo de Gobierno por la Delegación Municipal de Vivienda concreta en cuanto al fomento del parque de vivienda en alquiler de nueva construcción o procedentes de la rehabilitación de edificios que se vayan a destinar por un plazo de 25 años al arrendamiento, el desarrollo y ejecución de una manzana en la zona Oeste de la ciudad para atender la demanda de buena parte de los, hasta el momento, inscritos en el registro de demandantes.

El costo aproximado de la realización del proyecto rondaría los siete millones de euros disponiendo de una ayuda del Plan Estatal con un límite máximo de entre el 40 y el 50 por ciento de la inversión, entre 31.500 y 36.750 euros por vivienda.

PERMUTA DE VIVIENDAS Y REHABILITACIÓN

El Plan aborda también la posibilidad de facilitar la permuta de viviendas tanto protegidas como libres entre la ciudadanía, garantizando la adecuación de la vivienda a las circunstancias personales o familiares o a las necesidades de convivencia de quien la habita, bien a título de dueña o de arrendataria. Para el cumplimiento de este objetivo se crearía y regularía un registro y una bolsa de oferta de viviendas con estas características.

De igual forma, la autoconstrucción es otro de los elementos de acción que se incluyen en el PMVS que estima que en los próximos cinco años podrían realizarse medio centenar de construcciones con estas características.

En lo referido al otro pilar en el que se estructura el Plan Municipal de Vivienda, la Rehabilitación, se establecen las actuaciones para la eliminación de la infravivienda, posibilitando ayudas de emergencia social y la colaboración con otras administraciones además de las encaminadas a rehabilitar, conservar y mejorar el parque residencial existente, estableciéndose convenio con Programa de Fomento de la Rehabilitación Edificatoria del Plan Estatal y planes Autonómicos.

Cabe mencionar que el documento sobre la vivienda y el suelo en Alcalá cuantifica las reservas futuras de viviendas protegidas en 4.646, cifra provenientes de desarrollos urbanísticos, y propone, en el marco del quinquenio para el que se plantea la vigencia del trabajo, la continuación de la gestión de un sector en la zona de Los Cercadillos que cuenta con una edificabilidad para un número máximo de 420 viviendas protegidas.

Ahora Alcalá
Etiquetas: alcalá de guadaíraana isabel jiménezdestacadoplan municipal de la vivienda y suelovienda protegida