cerrar
Actualidad

Aplazan el juicio por la muerte de la familia intoxicada por los tapones con fosfina en Alcalá

Screenshot_20200302_205236
Ahora Alcalá

El juzgado de lo Penal número 4 de Sevilla ha aplazado finalmente el juicio que debía comenzar el próximo 2 de julio de 2020 contra los tres procesados por la muerte en diciembre de 2013 de tres miembros de una familia de Alcalá de Guadaíra que inhalaron fosfina de unos tapones de plaguicidas.

El aplazamiento, según ha adelantado Diario de Sevilla, se debe a la falta de disponibilidad de una sala para celebrar un juicio con tantas partes procesales -hay cuatro acusaciones y cinco defensas-, por lo que la vista se fijará para finales de julio y se celebrará en principio en la sala de la Audiencia de Sevilla que acogió el juicio de los ERE, según han confirmado fuentes del caso.

La Fiscalía reclama inicialmente una condena de cuatro años de cárcel para los tres acusados, dos trabajadores de la empresa Alansu y el responsables de la chatarrería Reciclados Nivel –a los que se vendió de manera irregular una partida de tapones–. Se les acusa de un delito contra el Medio Ambiente en concurso ideal con tres delitos de homicidio imprudente, por los que reclama esa condena de prisión, así como el pago de indemnizaciones que suman los 820.000 euros, de los cuales la mayor cuantía –720.000 euros– se solicitan para una hija del matrimonio compuesto por Enrique Caño y Concepción Bautista que también resultó intoxicada pero no falleció, y los restantes 100.000 euros para otros cinco hijos que Enrique Caño tenía de otras relaciones anteriores.

Ahora Alcalá
Etiquetas: alcalá de guadaíradestacado